Y Klint escuchó bang bang!

Hasta las uñas me duelen de agarrarme al abismo
A la desesperación.
Bajo ellas se esconden jirones de tristeza.
De la pena que me habita.
Mis ojos brillan lacrimógenos como pozas de espanto.
Hasta ahí casi ya no llega la luz.
El alma se está oscureciendo.
Y enfriando.
Recorrido por escalofríos.
Tiritando.
Se congela.
Hiela dentro.
Mis labios ya no saben sonreír.
Mucho menos besar.
Mírame caer.
Me deshago.
La fachada se agrieta.
El interior está demolido.
Pronto todo se habrá derrumbado.
Como Roma.
Como el Foro.
Como toda mi obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *