logo

Tevere – Roma

“Tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla”

Y se quedó tan tranquilo.

Herético. Impenitente. Pertinaz. Obstinado. Esos fueron sus pecados.

Le arrastraron por el Lungotevere. Cruzaron por el Ponte Sisto. Camino del Campo di Fiori. El frío en el río se metía en los huesos. Febrero.

La hoguera acabó con el frío. Pero no con sus ideas. Por herético. Impenitente. Pertinaz. Y obstinado.

Fecha: enero 12, 2015
Etiqueta: ,