La pasión

Nota del autor: no empezar a leer hasta que Gustavo Dudamel de entrada al primer instrumento»

La suave piel.

Entre besos.

Mágicos.

Ardientes.

Apasionados.

Su cuerpo.

Los brazos enredados.

Una mancha de café, con leche.

Su mirada lanceada.

La transgresión.

El brillo de las pupilas.

Acuosas.

La fusión.

Un universo.

Entre muslos, las caderas y su cintura.

El infinito.

En expansión.

Abrasado.

Llega el deseo.

La desesperación.

Inexplicable.

Inenarrable.

La perdición.

El miedo.

Contenido.

Al separarse.

Desaparezco.

Me hundo.

Hasta el alma.

En la pasión.

Una respuesta a “La pasión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *