Medicina transparente

Todos los países occidentales han llegado a un consenso, casi unánime, sobre el problema sociosanitario que el envejecimiento progresivo de sus sociedades y la cronificación de algunas enfermedades supone. Y parece que todos también han llegado al acuerdo de que una nueva forma de asistencia sanitaria, a través de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), debe ser la solución.

Muchos médicos (entre los que me encuentro), ingenieros, tecnólogos y empresas tecnológicas han apuntado en sus agendas el mensaje y se han lanzado a producir soluciones de telemedicina y mHealth: web 2.0, mHealth, apps… De hecho, la Comisión Europea propone convocatorias del Horizonte 2020 que refuerzan ese estado de opinión.

Pero imaginen un mundo futuro en el que personas de cualquier edad, pero especialmente mayores de 40 años, no necesiten ir a un centro sanitario. Sólo tendrían que decidir entre unas miles de aplicaciones móviles cuál es la mejor para su una, dos, tres…cinco enfermedades crónicas.

Y con esas apps se pasarán gran parte de su tiempo de vigilia “picando datos” y esperando algún sonido, parpadeo o destello que anuncie la gloriosa llegada de una interacción por parte de su proveedor de servicios sanitarios. Mientras, la posición inclinada del cuello, que es imprescindible para poder leer el smart phone o la tablet, desencadenará una nueva epidemia de dolores de espalda.
Claro que eso no puede ser. Ese futuro no se va a producir. El diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad basados en TICs debe atenerse a una premisa fundamental: debe ser transparente para el enfermo.

Si interferimos en exceso con la vida de los pacientes y les convertimos en esclavos de la tecnología, no fomentaremos una sociedad más sana sino más enferma.

Una respuesta a «Medicina transparente»

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Julio.

    Desde mi punto de vista, el futuro de todo esto está en la tecnología vestible. Cuando no seamos nosotros los que «picamos datos» sino que nuestra ropa, nuestros relojes, nuestras lentillas o lo que sea que está por venir sean los que estén recogiendo información continuamente, daremos un salto cualitativo.

    Está claro que al principio estaremos pendientes de todo lo que hacen y de esas notificaciones… es la novedad. Pero cuando se normalicen en nuestra vida, se harán transparentes.

    Eso sí, para dar este salto cualitativo hace falta un par pasos previos: la integración con nuestras historias clínicas (o las historias personales de salud) y que se dote a los profesionales sanitarios de herramientas para gestionar adecuadamente la ingente cantidad de información (está claro que no se podrá revisar toda personalmente: sistemas de alertas y herramientas para procesar la información fácilmente se tornan fundamentales).

    Todo llegará, estoy seguro. Mientras, sigamos abriendo camino 🙂

    Es genial tenerte de vuelta. Muchas gracias por tu entrada.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.