Sólo soy un gigoló

¡Caballero, o jode usted con formalidad o me levanto! – me dijo la mujer que se sostenía a cuatro patas sobre la cama revuelta, con el pelo alborotado, las mejillas sonrojadas y la falda remangada en la cintura.

El impertérrito marido, de mirada oscura, permanecía sentado en la esquina del dormitorio, desde donde tenía la mejor perspectiva posible de mi acción.

La queja se debía a que soy multifunción pues, a la vez que empujo y retiro mi instrumento de trabajo del interior de mis clientas, aprovecho para repasar mis composiciones en la PDA.

Sí, soy gígolo, o puto, de profesión, pero la poesía es mi devoción.
Me prostituyo porque tengo que vivir.
Y no veo más honroso vender mi mano de obra en un McDonalds o mi masa muscular como reponedor del Carrefour.
No piensa así el resto de la sociedad.
Es el problema de que el sexo esté tan sobrevalorado.
Hipocresía lo llamo yo.

Doy servicio a quien me lo pide y lo paga.
Y mi chulo es mi maestro.
El me enseña cuanto sé.

Es un poeta afamado, un dandy, un hedonista amante del cine.
Pero no crean, no me chulea con el dinero.
Lo hace con el amor.
Puro amor.
No hay contacto físico entre nosotros.

Mi maestro detesta la carnalidad.
Pero yo le amo profundamente.
Y él se aprovecha de esa energía para crear.
Bueno, y para robarme los poemas que escribo durante los coitos con mi clientela, para luego publicar sus libros de gran éxito de crítica y publico.

Confesaré que, como siga a este ritmo de producción, voy a terminar por necesitar soporte químico y un administrador para que me gestione mis enormes ingresos.
Con perdón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.