Michael DeBakey

El Viernes 11 de Julio de 2008, con 99 años, murió Michael Ellis DeBakey (Michael Dabaghi), uno de los mejores cirujanos del siglo XX.

Curiosamente, pocos días antes, mientras volvíamos al Euroforum Felipe II desde El Escorial, John Alverdy (@jcalverdy) me contó un par de anécdotas sobre el Dr. DeBakey.

Michael DeBakey fue un cirujano innovador que, ya con 23 años y mientras estaba en la Universidad de Tulane, hizo sus primeras contribuciones a la cirugía con una bomba, que luego sería importante para las máquinas de circulación extracorpórea. Además, diseño todo tipo de pinzas e instrumentos, como las famosas pinzas vasculares de disección más conocidas como “unas DeBakey”.

Y una de las anécdotas que contaba John estaba relacionada con esa capacidad de invención y su relación con las instrumentistas. Una de ellas estaba muy nerviosa el primer día que tenía que lavarse para instrumentar al “gran cirujano” y no estaba segura de conocer el nombre de todas las pinzas e instrumentos que podía pedirle. Otro cirujano le dijo que no se preocupara, porque cuando el Dr. DeBakey extendía la mano lo único que pedía era “un DeBakey”, ya que todo el instrumental que se ponía sobre la mesa había sido diseñado por él y llevaba su nombre.

Más curiosa fue su estrecha y tormentosa relación con su amigo/enemigo, el cirujano Denton Cooley. Durante muchos años trabajaron codo con codo en Houston hasta que, según cuenta la revista Life, en 1969 se pelearon porque Cooley había implantado el primer corazón artificial en un humano sin el consentimiento de DeBakey.

La otra anécdota es que un día que llegaba con retraso en su Ferrari rojo, DeBakey fue multado por un policia por aparcarlo indebidamente. El afamado cirujano, que llegaba tarde al quirófano, le dijo al policia “¿Usted no sabe quién soy yo? Tengo un paciente esperando en el quirófano”. El policía seguía escribiendo la multa sin hacer caso. Y DeBakey seguía protestando y cuestionando al agente hasta que, harto, el policía le dijo “No sé quien es usted, pero me daría igual si fuera usted el Dr. Cooley, porque le pondría igualmente la multa”. Esa enemistad duró 4 décadas, hasta 2007, momento en el cual Michael DeBakey invitó a Denton Cooley a la gala de la entrega de la Medalla de Oro del Congreso.

El Dr. DeBakey siguió practicando la cirugía casi hasta su muerte y se cuenta que debió operar a uno 60.000 pacientes en toda su vida. Pero en Diciembre de 2005, a los 97 años, él mismo se diagnosticó una disección aórtica. “No sabía si llamar a mi médico de familia o al 911″, dijo.

Al principió se opuso a ser intervenido, pero luego quedó inconsciente y el equipo quirúrgico decidió operarle, con la aprobación del Hospital, convirtiéndose en el paciente de mayor edad que ha sido nunca intervenido mediante una técnica quirúrgica diseñada por el mismo: La operación de DeBakey.

Evidentemente, el postoperatorio no fue fácil, le mantuvo ingresado durante meses y costó más de un millón de dolares en cuidados médicos. Pero tras ser dado de alta, y pese a su inicial oposición, dio las gracias al equipo que le intervino por haberlo hecho.

A las 9:38 pm, hora de Texas, del día 11 de Julio de 2008, (4:38 am del día 12, hora española) y por causas naturales, el Dr. Michael DeBakey murió en el Hospital Metodista de Houston.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *