Con la cremallera en el prepucio

Cuando llegué a Urgencias me dirigí directamente al cuarto de curas. Eran las 4:30 de la mañana y no tenía muchas ganas de perder el tiempo. Me habían llamado para ver a un paciente con una apendicitis y para suturar a otro que, borracho, decía haber sido agredido en la cabeza con una botella.

Al entrar al cuarto de curas, me di cuenta de que iba a tener que esperar. Estaba ocupado.
Uno de mis colegas de guardia se estaba aproximando peligrosamente, sentando e inclinado hacia adelante, al pene de otro individuo que estaba acostado en la camilla y con los pantalones por las rodillas.

– ¿Pero qué haces? le grité.

– Nada, que se le ha quedado la cremallera del pantalón enganchada en el prepucio.

– ¿Y no tienes otra manera de intentar abrirla?

– He descosido la cremallera del pantalón y he tirado de los extremos, pero nada. La tiene ahí, fija.

– Ya veo – repliqué

– Luego lo he intendo con agujas, tijeras, pinzas. Incluso unos alicates…

Mientras tanto, el individuo accidentado asistía a nuestra conversación bastante relajado, por lo que intuí que mi colega, al menos, había procedido a anestesiar localmente la piel. Porque eso debe doler…

– Así que ya no se me ocurre otra solución.

– ¿Y lo vas a hacer con los dientes? No me jodas….Utiliza el bisturí y secciona la piel por debajo de la cremallera. Anda que no sobra piel…

– No hombre, es que estoy intentando ver por donde puedo romper el resbalón y no me he traído las gafas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.