No me creas, sólo miralo

El croasancito se mete en el probador.

La señora le sigue. Fashionable.

La camisa.

Se la va a regalar a su croasancito.

Camisa blanca.

Con un puño doble.

Hombros anchos.

Talle entallado.

Dolce palpando a Gabbana.

Se estira.

No le hace arrugas.

No como a ella.

El gesto le apergamina la comisura de los labios.

Los suyos.

Los de ella.

Los de la boca.

Tendrá que mojar en algo.

El croasancito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.